El noma

¿Qué es el noma?

El Noma (Cancrum Oris) es una enfermedad infecciosa, no contagiosa, que afecta a los tejidos duros y blandos de la cara. Comienza con una úlcera en encía, mejilla o labios. Posteriormente se gangrena y se extiende y entre el 70% y 90% de los afectados perece sin el adecuado tratamiento. Los supervivientes sufren severas secuelas físicas que les condenan a una absoluta marginación social y familiar en sus poblados.

El NOMA o Estomatitis Gangrenosa ataca a niños pequeños, desnutridos en malas condiciones higiénicosanitarias. Mutila el rostro del niño, produciéndose finalmente una dolorosa agonía. En la mayoría de los casos, los pacientes de Noma tienen problemas de alimentación. Sólo pueden alimentarse con líquidos porque en muchos casos aparecen fusiones óseas maxilomandibulares, independientemente de las distintas pérdidas de sustancia que sufren: cutánea, muscular y mucosa; tanto de la boca, como de la nariz y a veces de las órbitas oculares.

Son pacientes que se encuentran excluidos en su propio medio social. De manera habitual, las familias los recluyen, ya que suponen una vergüenza para la familia.
Las secuelas de Noma sólo se pueden tratar mediante cirugía reconstructiva por equipos multidisciplinares de cirujanos maxilofaciales y plásticos.

En cada misión, estudiantes de medicina o profesionales burkinabés están invitados a asistir a las operaciones. “Pocos cirujanos saben hacer este tipo de intervenciones complicadas y específicas”, explica Julien Swebel, joven cirujano plástico de 38 años que acompaña a los dos más experimentados en cirugía del noma, para aprender de ellos. Arsene Coulibaly, cirujano burkinabé de 38 años, ha participado de esta manera en varias misiones: “utilizan técnicas que nosotros no conocemos. Paradójicamente, como los pacientes no vienen para tratarse por falta de dinero a nosotros no nos forman en este tipo de cirugía en la facultad de medicina”.

¿Qué es el noma?

El Noma (Cancrum Oris) es una enfermedad infecciosa, no contagiosa, que afecta a los tejidos duros y blandos de la cara. Comienza con una úlcera en encía, mejilla o labios. Posteriormente se gangrena y se extiende y entre el 70% y 90% de los afectados perece sin el adecuado tratamiento. Los supervivientes sufren severas secuelas físicas que les condenan a una absoluta marginación social y familiar en sus poblados.
El NOMA o Estomatitis Gangrenosa ataca a niños pequeños, desnutridos en malas condiciones higiénicosanitarias. Mutila el rostro del niño, produciéndose finalmente una dolorosa agonía. En la mayoría de los casos, los pacientes de Noma tienen problemas de alimentación. Sólo pueden alimentarse con líquidos porque en muchos casos aparecen fusiones óseas maxilomandibulares, independientemente de las distintas pérdidas de sustancia que sufren: cutánea, muscular y mucosa; tanto de la boca, como de la nariz y a veces de las órbitas oculares.

Son pacientes que se encuentran excluidos en su propio medio social. De manera habitual, las familias los recluyen, ya que suponen una vergüenza para la familia.
Las secuelas de Noma sólo se pueden tratar mediante cirugía reconstructiva por equipos multidisciplinares de cirujanos maxilofaciales y plásticos.
En cada misión, estudiantes de medicina o profesionales burkinabés están invitados a asistir a las operaciones. “Pocos cirujanos saben hacer este tipo de intervenciones complicadas y específicas”, explica Julien Swebel, joven cirujano plástico de 38 años que acompaña a los dos más experimentados en cirugía del noma, para aprender de ellos. Arsene Coulibaly, cirujano burkinabé de 38 años, ha participado de esta manera en varias misiones: “utilizan técnicas que nosotros no conocemos. Paradójicamente, como los pacientes no vienen para tratarse por falta de dinero a nosotros no nos forman en este tipo de cirugía en la facultad de medicina”.

Situación actual del NOMA

La OMS recuerda que el noma, en ocasiones, se conoce como “el rostro de la pobreza”. El Noma era común hasta principios del siglo XX en todo el planeta. Ya en el siglo XVIII se asociaba a la malnutrición, la infancia y la pobreza. La enfermedad tuvo un repunte en campos de concentración nazis y en países con escasez de alimentos en la 2ª guerra mundial. Actualmente afecta principalmente a niños y la patología se concentra en los países más pobres del planeta, sobre todo en el llamado “cinturón del noma”, que recorre África desde Senegal a Etiopía.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo conocidos incluyen la pobreza, la desnutrición, la falta de higiene oral, la convivencia con el ganado y las infecciones previas. Algunos estudios apuntan a una dieta pobre y monótona, con niños alimentados cada día con las mismas gachas de maíz.

 

Una realidad que con tu ayuda podemos mejorar y crear sonrisas